fbpx

Viviendas alternativas: aspectos positivos de comprar una vivienda prefabricada

Muchos creen que lo mejor de comprar una vivienda prefabricada es que son baratas, pero lo cierto es que este tipo de construcciones ofrecen muchas más ventajas además de su precio.

De hecho, los diseños más modernos son capaces de superar en prestaciones a las casas tradicionales y el perfil de comprador ha cambiado mucho en los últimos años.

¿Quieres saber por qué las viviendas prefabricadas están cada vez más de moda y qué tipo de personas compran estas viviendas? ¡Pues sigue leyendo!

Aspectos positivos de comprar una casa prefabricada

Existen numerosos modelos de casas prefabricadas en venta y cada uno de ellos ofrecerá sus propias ventajas según calidades, metros cuadrados, distribución, diseño, etc., pero lo cierto es que, si hablamos en general, sí hay algunas características muy ventajosas que todas las clases prefabricadas tienen en común. A nosotros, nos gusta destacar estas tres:

• Son más baratas. Queríamos empezar por este punto porque es el más conocido de todos, pero, a la vez, genera confusión. Es cierto que existen auténticos chollos de casas prefabricadas, pero si deseas una vivienda habitual lo mejor es no escatimar con las calidades y terminaciones de la casa. De este modo, se estima que este tipo de viviendas son un 30% más baratas que las tradicionales, por lo que sí, las casas prefabricadas son más baratas que las tradicionales, pero no tienen por qué ser una ganga.

• Son más rápidas de construir. ¿Sabías que una casa tradicional suele tardar entre uno y dos años en construirse? Con las casas prefabricadas los tiempos se reducen mucho y el plazo de entrega es de meses. Además, como se construyen en una fábrica y después simplemente se instalan en la propiedad, el tiempo que los obreros tienen que estar en la parcela es mucho menor, lo que reduce el estrés de los propietarios considerablemente.

• Son más responsables con el medio ambiente. Este tipo de viviendas, al elaborarse en un entorno controlado (una fábrica o nave) generan menos residuos que una obra tradicional. Además, en el caso de las casas de madera, los materiales empleados son mucho más sostenibles e incluso tienen una huella de carbono negativa porque los árboles producen oxígeno mientras crecen.

Además, nos gustaría añadir un punto que, aunque no tiene por qué estar presente en todas las casas prefabricadas, sí que suele ser habitual. Hablamos de la eficiencia energética, pues muchos modelos de viviendas prefabricadas consumen menos energía que las casas tradicionales. ¿Por qué? Porque los procedimientos de control de calidad suelen ser muy superiores a los de las obras in situ y muchas casas prefabricadas cuentan con mejor aislamiento que las tradicionales.

De hecho, la gran mayoría de casas Passivhauss (o casas pasivas) huyen de los métodos tradicionales de construcción y apuestan por las casas prefabricadas o modulares para lograr viviendas que apenas si necesitan energía para mantener unas condiciones cómodas en su interior.

¿Quién compra este tipo de viviendas alternativas?

El perfil de persona que decide vivir en una casa prefabricada en España ha cambiado enormemente en los últimos años. Antes se asociaban con viviendas baratas a las que, por regla general, se les daba un uso ocasional. Ahora, en cambio, son una alternativa habitacional que está cobrando cada vez más fuerza y entre los compradores destacan:

• Personas concienciadas con el medioambiente. El cambio climático ha hecho que cada vez nos preocupemos más por los residuos que creamos, la huella de carbono que generamos, la energía que consumimos… Y las casas prefabricadas se han convertido en una alternativa sostenible muy a tener en cuenta.

• Parejas y familias preocupadas por su consumo. La cantidad de energía que necesitamos para estar calientes (o fresquitos) en casa no solo influye en el medioambiente, sino que también nos pica en el bolsillo. Los radiadores y aires acondicionados consumen la mayor parte de la electricidad de una casa y por ello invertir en una vivienda con un buen aislamiento supone un ahorro considerable a largo plazo. Las viviendas pasivas son un modelo al que aspiran muchas personas cuando piensan en la casa de sus sueños.

Además, resulta interesante saber que, en España, casi el 50% de las personas que quieren comprar una casa tiene entre 40 y 50 años, y el 63,8% tiene hijos. Y entre los compradores, el presupuesto más habitual es de entre 100.000 y 150.000 euros (casi un 40% de los compradores), mientras que algo más de un 25% de los interesados cuentan con un presupuesto de entre 150.000 y 200.000€, y solo un 4,6% de los compradores busca viviendas de más de 300.000€.

Estos datos no son específicos de las casas prefabricadas, sino que los extraemos de la encuesta realizada por la Federación de Asociaciones Inmobiliarias en 2021, pero creemos que pueden ayudar un poco más a conocer el perfil de aquellos que ahora mismo se encuentran en situación de comprar o construir una casa.

BANNER ALIA 3

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Le informamos que este Sitio Web utiliza Cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, facilitarle la navegación y mostrarle información relacionada con sus preferencias. Si usted cierra esta ventana y/o si continua navegando, consideraremos que acepta su uso. No obstante, si lo desea, puede cambiar la configuración y obtener más información a continuación.