fbpx
Seguridad en una casa prefabricada Seguridad en una casa prefabricada

Seguridad en una casa prefabricada

Si la seguridad en una casa tradicional es algo que nos preocupa, ¿por qué no iba a preocuparnos la seguridad en una casa prefabricada? Esto es natural y, hasta cierto punto, normal. No te preocupes por las dudas.

Las casas prefabricadas tenían al principio la fama de algo de segunda categoría, de poca calidad, de una especie de casa alternativa para quien no podía acceder a una vivienda “de las de verdad”.

Estos mitos repetidos han llegado a ser aceptados por algunos, así que nos hemos propuesto aclararte las dudas y dejarte tranquilo sobre la seguridad en una casa prefabricada que vas a encontrar.

Mito 1: la seguridad en una casa prefabricada es baja por costar menos

El precio más bajo conforme una casa tradicional no significa menor calidad. La forma en la que se plantea una edificación de una casa de este tipo, con su diseño de fabricación previo, traslado y ensamblaje en el terreno, hace que cueste menos y eso lleva al error de pensar que la seguridad en una casa prefabricada es inferior a otras.

Los permisos, las revisiones, la documentación, los reglamentos y un largo etcétera de leyes que existen en todos los países desarrollados, el nuestro incluido por supuesto, sobre la manera de edificar, los controles tanto públicos como privados que se deben pasar, los permisos… nos demuestran que son seguras, fiables y dentro del ámbito legal.

Mito 2: La seguridad en una casa prefabricada de madera es mala

La respuesta es un no rotundo. La seguridad en una casa prefabricada de madera suele pensarse que es baja por ser precisamente de madera. Entendemos que la madera arde y, como los accidentes ocurren, pensamos rápidamente en un fuego que se propaga.

Muchas de las casas de madera prefabricadas han demostrado una resistencia mayor al fuego que las casas construidas de manera tradicional y hay estudios que lo avalan, por mucho que pueda sorprendernos.

Las casas prefabricadas de madera están realizadas con un conjunto de capas que forman el muro, aumentado la resistencia del mismo y de la estructura contra el fuego. No solo eso, sino que la calidad de la madera utilizada, así como el revestimiento que contribuye al aislamiento natural de la madera, también pueden ayudar a su protección.

Claro que es bueno tener extintores o que un fuego, por los productos químicos que manejamos en la cocina o el baño, puede darse. Pero como puede darse en cualquier casa de cualquier lugar del mundo, no porque la seguridad en una casa prefabricada esté comprometida o sea menor.

Por otro lado, problemas como plagas, humedades o podredumbre, que era algo que solía afectar a las casas antiguas, ya no suponen un problema, siendo además un buen material aislante. El mantenimiento es más bien estético (un barniz cada década o más), pues los problemas anteriores ya han sido superados gracias a los métodos de fabricación modernos, las maderas escogidas y los procesos de tratamiento.

Mito 3: La seguridad en una casa prefabricada de acero es menor porque se estropea fácilmente

Claro, se piensa que el acero es un metal, como el hierro, pues de hecho proviene de él, y pensamos que algo de metal es igual a corrosión y, por tanto, rotura y desperfecto. Pues no.

Debes entender que el acero no es el hierro. El acero, al ser un material usado mucho en la construcción (tanto solo como con otros materiales), es seguro. Formado por una combinación de hierro y carbono, se colocan en las casas prefabricadas de acero inoxidable. Sí, claro, como tus herramientas o tu batería de cocina. Por tanto, y si además escogemos acero galvanizado, será totalmente resistente a la corrosión.

La seguridad en una casa prefabricada de acero, además, se multiplica pues es un material especialmente aislante, que exige nulo mantenimiento y que ofrece un nivel de resistencia inmejorable.

Mito 4: La seguridad en una casa prefabricada de hormigón es nula, no aguantará

Este mito es especialmente doloroso. ¿Por qué no iba a aguantar? De nuevo, este error proviene por creer que las casas prefabricadas no son casas auténticas.

Si hay alguien que de manera propia quiera construir su casa, pues no está exento de hacer un mal trabajo. Sin embargo, si contratamos a los profesionales adecuados, y sobre todo ya gracias al nivel de industrialización del procedimiento, la calidad de los materiales, controles, etc., no tenemos que tener ningún problema.

Además, el hormigón no suele ir solo, sino que suele ir acompañado de otros materiales, como los anteriores que te hemos comentado, por lo que hay mayor robustez aún. El hormigón, además, no exige mantenimiento, y sus cimientos son de los más seguros, por lo que nos debería durar nuestra casa años y años sin cambios.

Es un material especialmente preparado contra los incendios, aislante y, si añadimos algún sistema antisísmico porque en nuestra zona lo necesitemos, la seguridad en una casa prefabricada de hormigón se muestra de las más fuertes.

Conclusión: la seguridad en una casa prefabricada es igual a una tradicional

Si hacemos las cosas bien, al igual que ocurre en una casa tradicional, no tenemos por qué tener ningún problema. Con materiales de calidad, un buen proceso constructivo, que aunque es más económico que el convencional es igual de fiable, y una buena empresa que se ocupe del proceso, todo irá bien.

Es más, porque usa poca energía tanto en su construcción como posteriormente, pues son ecológicamente eficientes y no es necesario calefacción o aire acondicionado demasiado potentes por el aislamiento que poseen, podemos decir que en cierto modo son incluso más seguras que las tradicionales, pues se evitan accidentes y otros problemas.

En definitiva: tranquilo, la seguridad en una casa prefabricada no debe suponer ningún problema a la hora de decidirte por este tipo de viviendas.