fbpx
Financiación para una casa prefabricada Financiación para una casa prefabricada

Financiación para una casa prefabricada

Aunque sabemos que una casa prefabricada es más económica que una casa convencional, ahorrándonos dinero gracias a su velocidad y modo de construcción, buscar financiación para una casa prefabricada es algo normal.

Hoy en día, al menos que dispongas de una buena posición económica, es natural buscar apoyo económico, generalmente bancario, para adquirir una vivienda. Las condiciones dependerán de múltiples factores, pero deberías poder conseguirlo sin problemas.

Lo bueno es que encontrar financiación para una casa prefabricada es muy parecido a la que dispondrías en caso de haberte decidido por una casa tradicional, así que tanto si tienes experiencia como si no, podrás conseguir la asesoría requerida.

Te lo explicamos a continuación.

¿Los bancos dan financiación para una casa prefabricada?

Sí. Es posible que hace unos años hubiera problemas para conseguir una financiación para una casa prefabricada, pero no por el hecho de ser una casa prefabricada, sino porque la crisis económica hizo, como bien sabrás, que se cortaran muchos préstamos, hipotecas, flujo de dinero, etc.

Evidentemente, será hipotecable tras cumplir una serie de requisitos, sean por parte de un banco en concreto o sean generales (el famoso papeleo con la administración bancaria y pública correspondiente), así como sus amortizaciones, pagos, comisiones, dependen de la susodicha entidad bancaria y el Euribor, por suerte en mínimos desde hace un tiempo.

¿Préstamo personal o préstamo hipotecario para la financiación de una casa prefabricada?

Nos gustaría responderte que es cuestión de gustos, pero no, no es cuestión de gustos. Es cuestión del monto que necesitemos, así como los plazos que podamos encarar. Como es lo normal, disponemos de préstamo personal o hipotecario.

El primero suele ser el utilizado si la cantidad es menor de 50.000€, quizá a 5 o 6 años, aunque los plazos varían según nuestro presupuesto inicial, lo que nosotros podemos aportar directamente. Ahorramos en comisiones, que no son tan altas, y no necesitamos un notario, tasación, y un largo etcétera de papeleo y burocracia que nos pueden llegar a marear.

El segundo es más conveniente cuando ya nos movemos en tamaños, materiales, etc., que exigen mayor financiación: la típica hipoteca.

Por experiencia, es bueno que sepas que la segunda opción suele ser la que se concede en la mayoría de los casos para la financiación de una casa prefabricada y, en general, es la más acertada.

¿La hipoteca de una casa prefabricada es diferente a la de una convencional?

Pues no.

Si la vivienda está tasada por parte del banco, está visada por el colegio de arquitectos, tiene licencia municipal y del registro de la propiedad, el solar tiene permisos de construcción (es decir: es urbanizable) y sus cimientos han pasado los controles pertinentes, así como sus materiales, y posees (o no) un monto inicial que haga variar los pagos al alza o a la baja, pues consigues la hipoteca en las condiciones personalizadas a tu caso. Existe cierta flexibilidad, y pueden dártela a 30 años.

Si existe alguna diferencia es el hecho de la modalidad hipoteca autopromotor, pues hablamos de una casa prefabricada, y su financiación puede llegar a cubrir hasta tres cuartos del valor del terreno y de la vivienda.

No se paga “del tirón”, sino con pagos a medida que la obra avanza, tras el visto bueno del arquitecto en todas las fases del proceso, y solo con la última parte de la edificación y registro ya se inicia la hipoteca propiamente dicha. Típica financiación para una casa prefabricada de origen estadounidense, ya hoy universal.

¿Existe alguna ventaja a la hora de pedir financiación para una casa prefabricada?

Como ya te hemos dicho, la financiación para una casa prefabricada apenas difiere en nada a la de una casa tradicional. Por tanto, nuestra respuesta debería ser un no, pero con un pero.

El pero es que, gracias al ahorro que supone nuestra casa prefabricada a la hora de edificarla, podemos permitirnos el lujo de “exigirnos” más a la hora de las cuotas mensuales.

Por otro lado, el ahorro energético y de mantenimiento que supone una casa prefabricada también nos deja cierto margen de ahorro de facturas al mes que, una vez más, podemos redirigir hacia su financiación, pagos y mil y una medidas inteligentes más de este tipo.

Conclusión sobre la búsqueda de financiación para una casa prefabricada

Si tienes algún tipo de experiencia moviéndote en el sector bancario, no decimos ya como profesional sino simplemente como un usuario más, verás que no hay ninguna diferencia significativa con respecto este tipo de negocio bancario.

Los usuarios que hayan leído este artículo interesados en la financiación para una casa prefabricada y que ya de por sí hayan estado alguna vez inmersos en una hipoteca o conozcan algún caso de amigo o vivienda familiar, aún más les sonará todo esto.

Como sea, tanto para iniciados como para novatos, creemos que este artículo ha podido calmar los ánimos, tranquilizar a aquellos que quieran embarcarse en esta pequeña aventura que es hacerse con una casa prefabricada y darse cuenta de que conseguir financiación para una casa prefabricada no supone ningún trauma.

Vamos, anímate y únete a la comunidad de casas prefabricadas con toda la calma y posibilidades a tu alcance.