fbpx

Diferencias entre casas prefabricadas, modulares e industrializadas

Aunque muchas veces, por economía del lenguaje o por sencillez, utilicemos el término casas prefabricadas para definir un gran número de edificaciones, existe una diferencia sutil entre una casa prefabricada y una casa prefabricada de tipo modular (o casa modular a secas).

Lee este artículo e intentaremos dejar todas tus dudas aclaradas.

¿Qué es una casa prefabricada de tipo industrial?

Una casa prefabricada es como una casa tradicional, realizada en fábrica mediante diferentes partes que luego en la parcela se ensamblan como en un gran engranaje.

La velocidad, bajo coste y variedad de materiales hacen que no sean únicamente una moda sino también una necesidad, siendo asequibles para cualquier tipo de economía. No solo familias, sino también empresas o negocios dedicados al deporte, al ocio rural, pequeñas oficinas, etc., hacen uso de ellas y las adquieren.

¿Qué es una casa modular?

Modular viene de módulo, aunque suene evidente. Efectivamente: es una vivienda, también de origen prefabricado, que se construye por módulos en la fábrica, luego se traslada con el transporte adecuado (grúa, camiones especializados) al lugar para su edificación o montaje final.

Como la anterior, admiten gran variedad de materiales, son también más baratas que una casa convencional y sus usos son múltiples, si bien suelen ser más utilizadas las de tipo modular para casas familiares amplias.

Diferencias entre casa prefabricada y casa modular

Una vez entendidas estas sutiles diferencias, pero diferencias al fin y al cabo, es el momento de plantear una comparativa entre una y otra para asentar mejor los conceptos, sus parecidos y sus diferencias:

  • Tamaños. Aunque casa prefabricada industrial y casa modular admiten multitud de tamaños, es posible que, en caso de desear unos metros cuadrados o vivienda más grande de lo normal, sea más aconsejable una modular por su concepción de módulos transportados desde fábrica, y así reducimos los tiempos.
  • Materiales. Ambas, casa industrial y modular, admiten multitud de materiales, sea uno que se imponga a los demás o sea una combinación más o menos homogénea de ambos: hormigón, PVC, madera, acero…
  • Calidad de la construcción y mantenimiento. Esto es igual para ambos tipos de casas prefabricadas. No solamente porque ese tipo de edificaciones son de gran calidad y en nada envidian a las casa convencionales, sino porque también se necesitan los obligados permisos, documentos legales, revisiones, sometimiento a normativas, etc. Es más, su montaje en fábrica al estilo cadena de montaje de las casas prefabricadas, asegura incluso más controles y que no haya sorpresas.
  • Coste. Como siempre, las casas de este tipo son más baratas que las convencionales. No obstante, y relacionado con el apartado uno, y por reducción de tiempos, es posible que las modulares sean más baratas, aunque como siempre influye el tipo de diseño, materiales, características de nuestra parcela, empresa contratada y otras posibles dificultades.
  • Ecológica. Ambas, industrial y modular, son sostenibles, poseen eficiencia energética (es decir, buena capacidad aislante que permite un uso más racional de la climatización) y se basan en los nuevos principios de la bio-construcción: buenas calificaciones energéticas, renovables, baja contaminación, biodegradables, etc. Hay quien considera que la modular puede ser superior en este apartado, puesto que en su construcción se es menos agresivo al estar menos tiempo durante la parcela. No obstante, os aseguramos que son muy parecidas en este aspecto y además podemos mejorarlas con nuestros propios electrodomésticos, hábitos de consumo, etc.
  • Diseño. En este apartado, y aunque tanto la prefabricada modular como la industrial de nuevo ofrecen múltiples opciones, quizá se imponga en el apartado las casas de tipo modular debido a que por su propia construcción de origen permiten el propietario desarrollar más el concepto que tiene en mente y luego trasladarlo al terreno más cómodamente.

¿Cuánto pueden variar los precios de una industrial a una modular?

Esta pregunta es compleja. Es la que muchos se hacen, pero aunque se disponga de algún precio base, el precio del proyecto variará dependiendo del diseño, parcela, etc., como ya te hemos relatado anteriormente.

Lo que sí podemos decirte es en qué se “va” el presupuesto. Aparte de razones evidentes como qué tipo de empresa hemos contratado, si será una construcción industrial o una modular, donde entonces entrarían pequeños detalles que te hemos nombrado en la comparativa, etc., entran las siguientes características generales para ambas:

  • Metros cuadrados. Lógico: a más, más caro.
  • Plantas. Y, a su vez, el número de habitaciones de cada una.
  • Baños. Se entiende el número y su ubicación.
  • Parcela. ¿Tienes parcela? ¿De cuánto se dispone? ¿Cuál es su ubicación, facilidad de entrada y salida, etc.?
  • Ofertas. Obviamente, dependiendo de la época del año, de la moda, o del diseño, etc., quizá podamos acceder a un tipo de descuento.

Conclusión: diferencias entre las casas prefabricadas modulares e industriales

Ambas son opciones excelentes para aquel que quiere adquirir una vivienda y hacerla realidad en su propiedad adaptándola a sus propios gustos y necesidades.

Sin embargo, hay pequeñas diferencias: las prefabricadas industriales, digamos, clásicas, poseen una opción si lo deseamos así de “casa mínima” (apenas un bungaló) que, por su propia idiosincrasia, es una opción menos durable que una casa modular. Además, la segunda permite menos obra sobre tu terreno al poseer la opción de transportar los módulos desde fábrica, haciéndonos una idea previa más rigurosa si cabe antes del traslado definitivo.

No obstante, y si escoges una opción media o alta de casa prefabricada de tipo industrial, las diferencias con las casas modulares prácticamente desaparecen y puedes tener viviendas asequibles y perfectas.