fbpx

¿Cuánto dura una casa prefabricada?

Al principio, las casas prefabricadas eran una opción desesperada para personas que no podían acceder a una vivienda tradicional o para empresas que querían una ubicación barata como alternativa inicial a un local comercial. Hoy, esto ya no es así.

Sin embargo, y a pesar de los avances, hay quien sigue sin fiarse, considerando a este tipo de casas poco más que maquetas o demasiado frágiles, y que solo valen como vivienda ocasional o para algún motivo de alojamiento especial.

Es por eso que vamos a intentar demostrarte que no es así, y que la durabilidad de una casa prefabricada es igual de fiable que la de una casa convencional… e incluso puede que más.

La duración comienza desde su construcción

Lo primero sería entender el proceso de construcción de una casa prefabricada. Un breve resumen: son viviendas compuestas de varios módulos que se han fabricado aparte y luego se han trasladado de manera individual sobre el terreno, ensamblándolos como un puzle.

Al ser un tipo de construcción en serie (pero que admite nuestros propios diseños), es más barata y veloz. Esto asegura un proceso controlado y, por tanto, seguridad en su edificación, lo cual repercute en duración.

Además, son fabricados todos los elementos pensando en si va a recibir carga, si es para un cerramiento, si son para las resistencias, etc. Todos son transportados bien por piezas o bien por módulos con un transporte adecuado. Está diseñado cada elemento, en fin, para su misión específica. Esto nos asegura materiales bien preparados para durar luego en el “mundo real”.

Por otro lado, para llevar a cabo este proceso, se necesitan cumplir las mismas, repetimos, las mismas normas constructivas que la construcción de casas tradicionales. Por supuesto, todo está diseñado y calculado por profesionales, tanto en la fábrica como en el montaje en la ubicación.

Claro que puedes ser víctima de estafadores, pero eso no es algo que tenga que ver con las casas prefabricadas o sea un problema exclusivamente de ellas, sino que en la vida estamos expuestos a desaprensivos. Lo mejor, por tanto, es acudir siempre a empresas serias y profesionales que nos vendan y construyan aquello por lo que pagamos.

¿Son mejores las casas de ladrillo que las casas prefabricadas?

Esta es una pregunta recurrente. Se supone que el ladrillo supuso un hito en la construcción de viviendas desde la antigüedad, y así fue, desde luego, y su mayor perfección actual aseguraría seguridad y durabilidad.

No vamos a decir aquí que las casas de ladrillo no cumplan con su cometido o que no sean seguras. Pero tenemos que decir que presentan problemas que en numerosas ocasiones no se dicen. Las fachadas de este tipo de viviendas, por ejemplo, que están continuamente sufriendo el azote de la radiación solar y la humedad, acaban por sufrir grietas.

Al no tener gran capacidad de absorción, los cerramientos de ladrillo pueden presentar deformaciones en sus primeros años por lo frágil del material. Usando paneles prefabricados de hormigón en las casas prefabricas, por nombrar uno de los materiales más demandados, sí que se absorben esas deformaciones y el azote de los elementos con más eficiencia.

Otro detalle importante, y ligado a los problemas anteriores, es el aislamiento. El aislamiento térmico o sonoro que presenta un cerramiento de ladrillo en comparación con su homónimo de hormigón e incluso acero y madera es muy bajo. ¿Ya no recuerdas las voces o los ruidos de los vecinos en un muro de ladrillo?

Las casas prefabricadas suelen ser más aislantes, más eficientes energéticamente, más robustas, y todo estos detalles repercuten en su durabilidad.

Mantenimiento y durabilidad de las casas prefabricadas

Las casas prefabricadas necesitan un mínimo mantenimiento o incluso ninguno. Es decir, más allá de ser cuidadosos y mirados con algo que es de nuestra propiedad o querer ir mejorándola en un futuro, su mantenimiento es facilísimo.

Por ejemplo, en las casas prefabricadas de madera quizá debas barnizarla, pero hablamos de un cierto repaso que puede realizarse… ¡cada veinte años o más! Las casas prefabricadas de acero, gracias a sus capacidades inoxidables y anticorrosivas, aún menos, mientras las casas prefabricas de hormigón o que tengan elementos de hormigón, similar.

También se pueden incluir sistemas antisísmicos, interiores o exteriores con materiales mixtos, etc., lo que unido a la capacidad de estas casas prefabricadas de ser ampliadas o reformadas con rapidez y de manera económica, renaciéndolas por así decirlo, la convierten en sinónimo de durabilidad.

El que sean materiales poderosos desde el punto de vista constructivo, así como estas características de escaso o nulo mantenimiento que te acabamos de comentar, contribuyen no solamente a nuestra comodidad al habitarlas, sino que las tendremos durante años, por no decir de por vida.

Conclusión sobre cuánto dura una casa prefabricada

Acabamos de demostrarte que la durabilidad, que a su vez también está asociada a la seguridad (tanto estructural como de materiales), de las casas prefabricadas no tiene nada que envidiar a las casas tradicionales.

Es más, y como ya te adelantamos al inicio de esta entrada: es posible que tengan más. Sí, porque al ser un proceso industrializado, de paso a paso por así decirlo, y con una revisión cuasi de tipo de fábrica de montaje, nos asegura una revisión pormenorizada y menor error humano.

Su manera de concebirse y de edificarse, su seguridad constructiva o los materiales tan prácticos y avanzados de los que dispone, muestran a las claras que pueden ser usadas sin miedo, en profundidad, que están pensadas para durar.