fbpx
Casas prefabricadas vs Casas tradicionales Casas prefabricadas vs Casas tradicionales

Casas prefabricadas vs Casas tradicionales

Que sí, que una casa prefabricada es económica, fácil de adquirir, de montar y un largo etcétera de beneficios de los que todo el mundo habla. Eso cuando nos referimos a ellas de manera independiente.

Pero, ¿qué pasaría si las comparamos con las casas tradicionales, es decir, con las casas de nueva obra tradicional, las de “ladrillo a ladrillo”? ¿Son mejores?

Vamos a verlo y decidimos.

Qué es una casa prefabricada: lo esencial que hay que saber

A partir de secciones previamente construidas a base de módulos, se acaba de ensamblar en la parcela de destino.

Otra posibilidad es la de montar en origen varias partes y luego trasladarla al lugar que prefieras mediante una grúa u otro transporte especializado para ello para culminar su montaje en destino. De este modo nos aseguramos una construcción rápida, fácil, asequible, con la posibilidad de escoger nuestro diseño o los materiales más fácilmente.

Además, al ser realizadas con un sistema estándar, nos aseguramos un modelo tipo “cadena de montaje” más económico y eficiente, lo que repercute en nuestro bolsillo.

Qué es una casa tradicional

Aunque pueda parecer absurdo, hemos querido dejar claro qué entendemos por una casa tradicional o de qué concepto estamos hablando aquí. Porque claro, no es lo mismo un chalé que un piso, un ático que un adosado.

Para resumirlo fácilmente sin muchos rodeos: la diferencia se halla en el proceso de fabricación. En lo tradicional lo primero es preparar la parcela, luego asentar los cimientos, posteriormente construir los pisos, muros sustentantes o para separar espacios, la techumbre…

Es decir, hablamos de un proceso caro, lento, más como estamos habituados, pero no por ello menos engorroso. De ahí que te he nombrado la expresión “ladrillo a ladrillo”, para hacerte hincapié que hablamos de una edificación más cara y pesada.

Comparativa casa prefabricada versus casa tradicional

Permítenos que hagamos una especie de quiniela, un pequeño juego, en donde te dejemos claro cuál es en nuestra opinión la casa ganadora en cada punto de la comparativa.

Una casa prefabricada puede ser tan cómoda y hogareña como una tradicional (empate).

Con menos presupuesto necesario, en las casas prefabricadas podemos escoger desde una vivienda de varios metros cuadrados a una más pequeña. Por tanto, podemos hacer lo mismo por menos, en un abanico más amplio (punto las casas prefabricadas).

Diseño propio de las casas prefabricadas, tanto interior como exterior y, por si fuera poco, podemos ampliar o reformar nuestra casa con nuevos módulos. Si nuestras necesidades cambian, nuestra casa cambia con nosotros, adaptándose a nuestra vida y no a la inversa (punto las casas prefabricadas).

Rapidez de construcción en las casas prefabricadas, donde el esfuerzo no es simplemente económico sino de tiempo, cansancio, ruidos… Simplemente por este ahorro de incomodidades ya merece la pena (punto las casas prefabricadas).

Podemos, si así lo deseamos, desplazar al lugar que queramos grandes módulos ya montados a través de transporte y terminarlo en el lugar (algunos las llaman a estas casas prefabricadas de tipo modular, pero en realidad es una variación del mismo principio). No es necesario por tanto hacer “inhabitable” nuestra casa durante el proceso de una reforma o ampliación, cosa que suele ocurrir con las tradicionales (punto las casas prefabricadas).

Casas prefabricadas o Casas tradicionalesEcológicamente edificables y sostenibles en comparación con las casas tradicionales. El menor esfuerzo repercute en menor gasto energético en su construcción, de ahí que hablemos de “ecológicamente edificables”, así como menos agresividad o contaminación en el proceso.

Por otro lado, usamos el término “ecológicamente sostenibles”, porque hoy admiten paneles solares, bombas de calor natural, de residuos, etc., que permiten que incluso tengamos energía positiva, es decir, que produzcamos más energía renovable que la que gastamos. Podemos, además, hacerla antisísmica, con materiales reciclados… (punto las casas prefabricadas).

Gama amplia al alcance: una casa tradicional debe contar con el arquitecto o puede hacerlo también con un diseñador de interiores, por supuesto, pero su variedad lo da nuestro presupuesto. Un presupuesto que se puede ampliar hasta el infinito con el más mínimo cambio de materiales.

Sin embargo, las casas prefabricadas ofrecen diferentes posibilidades materiales a gran precio.

Tenemos casas prefabricadas de madera, ligeras, de bajo precio, con calidad dependiendo del tipo de madera, pero siempre excelente. Su duración está fuera de toda duda y sus cimientos son fuertes, y aunque es un material popular, no por ello quedan menos preciosas.

Al inicio de las casas prefabricadas en este material, como ocurría con las tradicionales, la humedad, plagas, la mala fabricación, etc., eran problemas comunes que hoy, gracias a la tecnología, se han prácticamente eliminado. De hecho, una alto porcentaje de las casas que se contruyen en Europa son casas prefabricadas de madera, con las mismas garantías que el resto.

Lo mismo las casas prefabricadas de acero u hormigón. La de acero es muy dada a bellas formas contemporáneas, es duradera y aguanta bien, con un aislamiento excepcionalmente bueno, tanto térmico como acústico.

Las casas prefabricadas de hormigón también necesitan poco mantenimiento y tienen buen aislamiento, dejando las posibilidades estéticas intactas. Se pueden hacer verdaderas maravillas a lo Esherick House, sintiéndonos como un Louis Kahn cualquiera en nuestro propio hogar (otro punto extra para las casas prefabricadas).

¿Casas prefabricadas o casas tradicionales? Cuál elegir

En la comparativa de este artículo, la casa prefabricada gana claramente, como te hemos marcado entre paréntesis en la comparativa sobre quién ganaba cada uno de los duelos individuales. No podemos decirte cuál elegir, preferimos que saques tus propias conclusiones. Además, todo depende de tu presupuesto, modo de vida, objetivos…

Pero está claro que las ventajas de las prefabricadas han superado ya hoy por hoy la edificación de una casa tradicional y, si tenemos que escoger, lo haríamos con las casas prefabricadas, como de manera objetiva se desprende de nuestra comparativa.