fbpx

Alternativas a la calefacción tradicional en una casa prefabricada

La calefacción tradicional a base de leña puede resultar tentadora en casas prefabricadas, sobre todo en las de estilo rústico y en las que están en una zona rural, pero ¿de verdad una chimenea o estufa es lo que más te interesa? La calefacción tradicional lleva mucho trabajo y mantenimiento, y hoy en día existen alternativas más seguras y eficientes.

Sigue leyendo y descubre algunos de los métodos más extendidos para conseguir un hogar siempre cálido.

Calefacción eléctrica

La calefacción eléctrica destaca sin duda por su sencillez y por la facilidad de instalación, pues no necesita ningún tipo de acondicionamiento especial del hogar. Basta con tener una toma de corriente para poder colocar radiadores eléctricos en cualquier parte de la casa.

Este tipo de radiadores pueden ir fijados a la pared o ser portátiles. En el primer caso, habría que tener un radiador por cada estancia que se desee calentar, mientras que, si el radiador incorpora ruedas o es movible, se podría llevar de un lado a otro según las necesidades cambiantes del día a día.

Asimismo, dentro del ámbito de la calefacción eléctrica, no podemos dejar de mencionar los radiadores de aceite. Estos también trabajan con electricidad y tienen un funcionamiento muy similar al de los eléctricos: las resistencias eléctricas calientan el aceite de su interior y este acaba generando un calor muy agradable y duradero.

En ambos casos, es habitual que los calefactores:

• Incluyan un termostato, lo que ayuda al ahorro de energía y a la reducción de la factura de la luz. Cuando alcanzan la temperatura adecuada, dejan de gastar.

• Dispongan de un programador que permita seleccionar las horas en que deben funcionar, e incluso qué días de la semana tienen que activarse.

Estas dos características permiten que el sistema de calefacción de tu casa prefabricada funcione de forma automática, logrando un ambiente agradable y personalizado sin que tú tengas que estar pendiente cada pocas horas.

Calefacción de gas

El gas también está muy extendido como alternativa a la calefacción tradicional en los hogares españoles, y es que presenta una gran ventaja: el precio del gas es inferior al de la luz. Esto se traduce en un considerable ahorro en los meses de más frío.

Sin embargo, uno de los puntos negativos de este tipo de calefacción es que necesita instalar tuberías por toda la casa, por lo que la inversión inicial es superior a la de la calefacción eléctrica. No obstante, una vez hecha la instalación, el gas también puede usarse para cocinar y calentar el agua, por lo que el ahorro se amplía a esos ámbitos del hogar.

El funcionamiento de la calefacción de gas es sencillo: existe una caldera central donde el gas se quema para producir calor y calentar agua. Esta agua, una vez ha alcanzado la temperatura correcta, recorre las tuberías hasta llegar a los radiadores, que se calentarán y empezarán a caldear las distintas estancias. El agua, al enfriarse, vuelve a la caldera y empieza de nuevo el proceso.

¿Y tú? ¿Qué método vas a elegir para hacer de tu casa un lugar cálido y confortable?

¿Quieres ver el mayor catálogo de empresas y casas prefabricadas de España?

Elige tu estilo, tipo de construcción, superficie... ¡lo que quieras!

Y si quieres, puedes ponerte en contacto directamente con las empresas y pedirles más información o un presupuesto sin compromiso. Es gratis, sencillo y rápido.

Solo aquí, en Casalium.

Ver el catálogo de casas prefabricadas y modulares

Otros artículos de interés

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Le informamos que este Sitio Web utiliza Cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, facilitarle la navegación y mostrarle información relacionada con sus preferencias. Si usted cierra esta ventana y/o si continua navegando, consideraremos que acepta su uso. No obstante, si lo desea, puede cambiar la configuración y obtener más información a continuación.