fbpx

3 ideas para mejorar la seguridad de la puerta principal

La seguridad en nuestro hogar es algo que nos preocupa a todos pero que solemos dejar abandonada, especialmente en un punto que suele ser crítico y por donde los ladrones suelen aprovechar para introducirse en los hogares.

Estamos hablando del principal punto de entrada y salida de las viviendas: la puerta.

Los amigos de lo ajeno suelen utilizar varios métodos para forzar las puertas, aprovechándose de sistemas de seguridad antiguos o insuficientes.

Por suerte, las soluciones para evitar los robos en nuestra casa son rápidas, económicas y nada engorrosas. Para ayudaros a hacer de vuestra casa un hogar seguro, contamos con la ayuda de Vicente Camarasa Cerrajeros, que amablemente se ha prestado a explicarnos cómo podemos evitar que nuestra puerta sea el punto de entrada de ladrones o gente con intenciones de ocupar nuestra casa.

¿Y cómo podemos conseguirlo? Los expertos nos dan una serie de soluciones.

Instalación de una cerradura de seguridad actualizada (antibumping y antitaladro)

Antes de nada, los cerrajeros de Vicente Camarasa nos indican que de poco sirve instalar un sistema de cerradura seguro sin nuestra puerta es débil, ya que una puerta así es fácil de destruir y en poco minutos y sin herramientas especiales se pueden introducir en nuestra casa.

Dicho esto, si contamos ya con una puerta medianamente segura, nos aconsejan instalar una cerradura antibumping.

El bumping se está convirtiendo en la técnica más usada en nuestro país, por ser rápida (se consigue abrir la puerta en menos de un minuto), sencilla y apenas hace ruido. Consiste en introducir una llave especial y dar pequeños golpecitos en ella, de forma que los pistones de la cerradura saltan. Como decimos es una forma rápida y silenciosa de entrar en las casas, ya que no se requiere de forzar o destruir ningún elemento de la puerta.

La instalación de cerrojos antibumping es más sencilla, rápida y económica de lo que muchos piensan; consiste simplemente en sacar el bombillo antiguo y sustituirlo por el nuevo. Eso sí, es importante que la instalación la haga un profesional para poder contar con garantías.

Además, ya que cambiamos la cerradura, los expertos nos recomiendan instalar también un escudo antitaladro, que como su nombre indica, impide que puedan forzar nuestra puerta mediante el uso de un taladro. Pero también evita que los ladrones puedan romper o extraer el bombín.

Con estas dos sencillas medidas, habremos mejorado la seguridad de nuestro hogar de forma notable.

Cerraduras electrónicas

Otra opción, aunque algo más cara que la anterior es la instalación de una cerradura electrónica. Pero son invulnerables a ataques “físicos”, como el bumping, uso de ganzúas. Son el resultado de los últimos avances en tecnología.

Con una cerradura electrónica puedes olvidarte de las llaves (aunque algunas siguen ofreciéndolas). Puedes activar tu cerradura desde un mando, una app o simplemente mediante una contraseña secreta. Así puedes olvidarte de una vez por todas de perder las llaves.

También suelen tener un alto grado de configuración, con lo que puedes restringir el acceso, registrar los mismos o programar las horas en que se pueda acceder o no a la vivienda.

Como ves, son varias las opciones que se ofrecen. Hay gente que aún no confía mucho en las cerraduras electrónicas, por lo que entonces es mejor optar por una tradicional pero incluyendo las medidas de seguridad que hemos explicado en este artículo.

 

 

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Le informamos que este Sitio Web utiliza Cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, facilitarle la navegación y mostrarle información relacionada con sus preferencias. Si usted cierra esta ventana y/o si continua navegando, consideraremos que acepta su uso. No obstante, si lo desea, puede cambiar la configuración y obtener más información a continuación.